Adriana & Stanley (Preboda en Barcelona)

¡Cómo me alegro de haberos conocido!

Cuando tenía 6 años, Adriana era una niña a la que le gustaba pintar en las paredes y que quería casarse con su perro, con gran angustia de su madre. Veinte años después se ha convertido en la diseñadora y creadora de Jeez Vanilla, y además ha encontrado un pretendiente mucho mejor en su prometido Stanley, suerte para todos, un ser humano. Me siento afortunada por formar parte de estos momentos tan bonitos, y espero que, aún después de la boda, podamos seguir compartiendo muchos ratitos más.

Muchas gracias a Laura, de Fueron Felices, por colaborar con sus ideas y llenarnos las maletas de chacharros estupendos.

undefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefinedundefined

Menu